Las 4 causas de la infidelidad en las relaciones de pareja

Sintonas infidelidad

Si te identificas con alguna de estas palabras tienes la opción de hacer lo que hace la mayoría: quedarse asumiendo que lo único que existe de una infidelidad son consecuencias negativas.

Para entender con claridad para qué está ocurriendo una infidelidad en tu vida, es necesario aprender a mirar las relaciones de pareja como una escuela de crecimiento personal conociendo las leyes naturales que regulan el compartimiento humano y la psicología interior de las relaciones.

¿Te gustaría SUPERAR LA INFIDELIDAD?

Descubre el método que te hará sanar tu relación y tu vida después de haber vivido una infidelidad

Haz clic aquí para ver el vídeo
Cuando iniciaste tu relación segur@ que no imaginaste que pasarían ciertas cosas que están o han pasado y menos aún pensaste en la posibilidad de que habría una infidelidad.

 ¿Cuándo ocurre una infidelidad? 

Si quieres entender bien las causas que llevan a la infidelidad conviene que sepas que toda relación de pareja atraviesa por 3 etapas ineludibles y que en algunas de ellas la infidelidad es más propensa que en otras:

Etapa 1: Acercamiento

También conocida como la fase de enamoramiento o atracción en la cual vas a ver en tu pareja las similitudes o la complementariedad. Tu atención selectiva se enfocará principalmente en aquellos aspectos positivos. En este periodo de tiempo las probabilidades de una infidelidad son menos de un 1% en la mayoría de los casos.

Etapa 2: Alejamiento

Sin importar cuanto de maravillosa haya sido la etapa anterior, solo habrás necesitado de invertir tiempo y espacio con ese “ser especial” del que te enamoraste para que tarde o temprano veas las diferencias y las oposiciones que te separan de él o ella. Tu atención selectiva se enfocará en los aspectos negativos. En esta etapa las probabilidades de infidelidad son de hasta un 20%.

Etapa 3: Ruptura.

Existen tres tipos de ruptura.

3.1 Ruptura silenciosa: cuando la relación de pareja está rota pero la relación continúa por otros intereses. En este estado el dolor de estar sin la persona es mayor que el dolor de estar con la persona y por eso continúan juntos. En esta fase las parejas pueden estar muchos años o toda la vida. El 80% de las infidelidades se producen en esta etapa.

3.2 Ruptura manifestada: cuando la relación se rompe y físicamente las personas se separan. En este estado el dolor de estar con la persona es mayor que el dolor de estar sin la persona y por eso se separan. Habitualmente se llega a esta situación por desgaste emocional o por cansancio de vivir las mismas experiencias con salida de retorno. En esta etapa hay 0% infidelidad.

3.3 Ruptura reconciliada: Se produce cuando al menos uno de los dos se libera de las cargas emocionales negativas que ha creado por las ilusiones rotas de sus expectativas acerca de la pareja, la relación o la persona.

Cuando esta liberación de las emociones negativas es auténtica se produce una profunda transformación similar al resurgimiento del Ave Fénix y desde esa nueva consciencia la persona tiene la claridad y certeza, sin remordimientos, ni culpas, ni miedos o inseguridad de decidir si continúa o no con la relación. En esta etapa el dolor por la infidelidad ha desaparecido por completo.

Deseo que estas descripciones te hayan hecho sentido y ahora puedas ver más claramente en qué etapa se encuentra tu relación y en cual te gustaría que estuviese.

¿Por qué se produce una infidelidad en una relación?

Es muy importante entender el origen de la infidelidad para que luego puedas comprender para qué está en tu vida hoy esa experiencia.

Causas infidelidad

1. Renuncia a ti mism@

Construimos nuestra vida decisión a decisión y muy a menudo no somos 100% conscientes de las consecuencias que cada una de las decisiones nos traerá en la vida. Simplemente elegimos entre las opciones que se nos presentan, a veces incluso sintiéndonos víctimas de nuestras circunstancias o asumimos limitaciones que nos resultan imposibles de superar.

Avanzamos en nuestra vida renunciando poco a poco a cosas importantes que queríamos. Y lo que una vez fueron nuestros sueños se vuelven un recuerdo sin apenas importancia. Si alguna vez nos pusimos objetivos que no cumplimos por ocuparnos de los hijos, de la familia o de otras actividades, perdemos credibilidad interna con nosotros.

Y nuestro entorno se deteriora por la inercia del día a día, de los compromisos adquiridos que no nos cuestionamos y las obligaciones que imponemos a nuestra pareja, nuestros hijos y a nosotros mismos nos amargan sin darnos cuenta.

En más del 80% de los casos que he tratado con personas que descubrieron la infidelidad de su pareja  he visto cómo la persona que condenaba a su pareja por infiel, estaba siendo infiel a sí mism@ en muchísimas cosas en su vida. Y lo peor de todo: no se estaban dando cuenta.

Al renunciar a nuestros sueños o a las posibilidades que deseábamos para nosotros estamos escuchando a nuestros miedos y nos escondemos en las obligaciones, los compromisos y la inercia del día a día que se convierten en el pretexto perfecto para justificar por qué no hacemos tal o cual cosa.

Y de esta forma parece que el miedo se desvanece porque contamos con buenas y honorables justificaciones externas que nos impiden vivir lo que deseamos pero nos descarga de la responsabilidad a nosotros.


“Dime lo que no amas y te hablaré de tu próximo destino” - Oscar Durán Yates


Si tú vas por la acera con tus niños y los ves que corretean y que juegan acercándose al final de la acera, les dirás “cuidado con los coches, niños”, pero ellos inmersos en su juego apenas escucharán el peligro que tú ves. Aunque repitas las mismas palabras cien veces tus niños no escucharán tu aviso, pero conforme se acercan al final de la acera y veas que no han parado, seguro que elevarás y gritarás hasta que paren sin importarte si el grito que chillas les haga llorar. Porque bajo esta circunstancia el dolor del susto, incluso si les dura muchos años, es menos doloroso que la muerte por un atropello.

He visto muchísimas veces como una infidelidad descubierta es el grito que te chilla la vida para que pares de hacer tu rutina que te está matando en vida y enderezcas el rumbo sin miedo hacia la dirección donde realmente tu corazón te quiere llevar.

2. Falta de valor personal

Hay una cosa de la que puedes estar segur@: tu pareja no te dará siempre todo lo que tú quieras, pero en el 100% de los casos te dará lo que tú necesitas para aprender, crecer y evolucionar.

Entre las fantasías del amor que hemos comprado figura el hecho de que se supone que una relación de pareja está hecha para hacernos más felices. Y esta ilusión se rompe cuando percibimos las veces que nuestra pareja no nos presta la atención o la escucha que nos gustaría.

Por distintas circunstancias podemos sentir que no somos tan importantes para nuestra pareja como nos gustaría, o percibimos que no nos quiere lo suficiente porque no pasa más tiempo en la relación como deseamos y sin embargo sí dedica tiempo a otras cosas que nos parecen menos importantes que cultivar la relación: dígase su trabajo, sus estudios, desarrollar un proyecto personal, profesional, etc.

Cuanto más apegad@ estés a sentirte importante, escuchad@ y desead@ por tu pareja, más te alejas de que la realidad se pinte de esa manera. Es como si tu apego pusiese una barrera entre los dos que agudiza tu sensación de soledad, falta de valía, y sentirte no suficiente para tu pareja.

Lo que buscas con todo esto es sentirte amad@ de una forma muy particular, y cuando alguien te hace sentir exactamente lo que no consigues experimentar con tu pareja de la forma que tú esperas es relativamente sencillo caer en los brazos de otra persona que alimenta tu necesidad.

Cuando la infidelidad ocurre en este contexto no es por falta amor de tu pareja hacia ti ni de ti hacia tu pareja.

¿Te gustaría SUPERAR LA INFIDELIDAD?

Descubre el método que te hará sanar tu relación y tu vida después de haber vivido una infidelidad

Haz clic aquí para ver el vídeo

Quien sucumbe a los labios de otras personas bajo estas circunstancias se mueve por la necesidad de calmar el dolor de sentirse ningunead@, huyendo de la soledad y en busca de encontrar una conexión perdida.

A menudo, la culpabilidad pasa factura después de una infidelidad y el dolor del que se estaba huyendo se vuelve insignificante al lado de los auto reproches y críticas internas voraces. Esta forma de culpabilidad hace sentirnos poco merecedores de nuestra pareja y pagamos nuestra culpa con renuncias o un silencio que tarde o temprano destruye nuestra estabilidad emocional.

Si buscas sentirte importante por tu pareja es muy probable que no estás considerando justamente tu propio valor y valía personal y pudieras sentirte débil, incapaz o indefens@ en algunos aspectos de tu vida.


Ni tu pareja ni nadie te dará más valor del que tú seas capaz de darte a ti mism@.


En una sesión que tuve con Marta, me decía que no entendía cómo le había ocurrido esto a ella y no paraba de hacerse reproches, de culpabilizarse y de recriminarse. Estaba tan desesperada que buscaba sin consuelo el perdón de su pareja incluso antes de habérselo dicho. Estaba tan enfocada en su voces interiores y no quería ver más allá que ni siquiera escuchaba las preguntas que le hacía para equilibrar su percepción.

Me sentí impotente de ver que su mente solo pedía castigo y sus oídos eran prisioneros de su culpa. Lo que tanto reclamaba a su marido era lo que menos hacía ella consigo misma.

3. Insatisfacción personal

En todas las personas, sin importar el sexo, la raza, la religión o las creencias sobre sí mismos, existe una búsqueda primordial: encontrarnos con nosotros mismos, mirar el rostro de nuestra verdadera naturaleza desconocida.

En el fondo esto es de lo único que trata la vida aunque esa búsqueda esté disfrazada de tantas formas como habitantes haya en la tierra.

El sexo tiene la particularidad de conectar un torrente de sensaciones físicas que nos eleva en emociones. El acto de desear a alguien, seducirl@ y conquistar su mente y su cuerpo activa la sensación de poder y enaltece la autoimagen positiva de quien lo consigue.

Pero detrás de cada conquista el buscad@r solo anhela conquistar una parte de sí mism@ que no encuentra, un trozo de su propio misterio que a veces araña en un orgasmo y otras veces ni siquiera consigue ver su sombra.


“Tu trabajo no consiste en buscar el amor, sino solo buscar y encontrar todas las barreras que hay dentro de ti y que has construido contra él” Rumi 


El verdadero rostro del ser humano solo se revela cuando se conecta con el Amor incondicional hacia si mism@. Cuando descubre que posee en su interior la grandeza de la vida porque él/ella son una gota de la vida.

Y mientras esto no se dé, somos solo peonzas que damos vueltas buscando el Amor y siempre necesitaremos de la mano de alguien que nos dé el impulso.

Me acuerdo de cuando Ramón me contactó y compungido consigo mismo me contó todas veces que había sido infiel en sus 4 matrimonios. El último de ellos producto de una de sus infidelidades en el que ahora tenía unos 2 hijos, pero su matrimonio había dejado de tener sentido y se había vuelto a enamorar de otra mujer. Y al finalizar el proceso de coaching que hizo conmigo se reconcilió con esa parte de él mismo que había estado buscando durante años en los brazos de las mujeres.

También Julieta, una diseñadora de increíble creatividad, llevaba años en busca de ese hombre ideal. Pero el rechazo hacia un aspecto de su feminidad para mostrarle al mundo su valía le impulsaba a probarse a sí misma en brazos de sus amantes. Dejó de sentir esta necesidad cuando se abrazó a ella misma plenamente.

4. Miedo a perder

El miedo es un gran aliado que nos previene de peligros vitales pero también se convierte en nuestro mayor enemigo si nos desconectamos de nuestro intelecto, lógica y consciente.

El miedo a que nuestra relación se acabe. El miedo a que nuestra pareja conozca a otra persona. El miedo a que nuestra pareja nos deje o cualquier otro miedo que alimente la sensación de pérdida o abandono son solo aceleradores que te llevan más deprisa a vivir la experiencia que más temes.

Muy a menudo me encuentro que la infidelidad es solo un detonador que hace aflorar los miedos ocultos, conscientes o inconscientes, que necesitamos afrontar para llevar nuestra vida a un nivel de mayor plenitud.


Aquello que temas, explóralo  - Buda


El miedo es una ilusión de que circunstancias “x”, nos traerán un dolor “y” que asumimos que será casi insoportable. Y cuando asumimos esto estamos olvidando que las experiencias de la vida se sustentan bajo la ley del equilibrio, que dice que no hay una ventana que se cierra sin que otra se abra, no hay día sin noche, ni primavera sin otoño.

 

Superar la infidelidad

Y dicho así te podría parecer un mero refrán popular,  reconociendo que, efectivamente, después de un día viene la noche y viceversa, pero si te repites el refrán mirando al planeta desde el espacio, verás que el día y la noche, la primavera y el otoño coexisten sincrónicamente en los hemisferios norte y sur y en los dos lados del planeta.

A este equilibrio también se le llama Amor. Y a fin de cuentas descubrir dónde no hay amor es una lección constante de nuestra evolución. Y cuanto más te resistes a esta idea más persiste la vida a que experimentes lo que más temes, para que te des cuenta de que no hay nada que temer.

Si sientes que lo que te he contado en este artículo te está afectando no dejes de ver el vídeo LAS CLAVES PARA SUPERAR LA INFIDELIDAD en el que te explico el método que yo uso y que te ayudará a sanar tu relación y tu vida.

-> Accede al este vídeo gratuito que he preparado para ti

Leave A Response

* Denotes Required Field