Sentir dolor es normal, no actuar fue lo que me estaba consumiendo

    Este es el título de la carta que me mandó Laura hace unos meses. Si estás pasando por el dolor de una traición, estoy seguro de que al leer esta carta, sentirás muchas emociones dentro de ti.

    Te dejo con ella:

    Sucedió de la manera más tonta.

    Me refiero a cómo lo descubrí. Pero quizá antes te deba poner en situación.

    Llevo casada tres años y siempre he tenido una vida tranquila. Bueno, si la podemos llamar tranquila con una hija de siete años.

    Tengo un trabajo cómodo a media jornada y mi marido trabaja casi todo el día fuera, como encargado de un importante supermercado. Económicamente no vamos mal, no somos ricos ni mucho menos, pero nuestra vida es cómoda en ese sentido. Sin demasiados agobios, ya me entiendes. En realidad, no tenía problemas importantes. Con un buen marido, ingresos para vivir medianamente bien y una hija adorable que estaba bien de salud.

    ¿Qué más se puede pedir?

    Seguro que algunas personas son más ambiciosas y las respeto, claro, pero yo estaba muy bien así, con una vida que consideraba “perfecta”.

    Una noche, dejó de ser “perfecta”. De repente. Fue cuando descubrí que mi marido me estaba siendo infiel.

    Decubrí la infidelidad de mi marido

    Mi mundo se desmoronó.

    Para que me puedas entender, te diré que lo más grave que me había pasado con mi marido era una bronca de vez en cuando y estar un par de días como mucho sin hablarnos. Siempre nos hemos llevado fenomenal. Además de mi pareja es mi amigo. Descubrir su traición fue un golpe muy duro. No solo como su mujer, también como amiga, hasta como madre. No sé... muy doloroso y angustioso todo.

    La manera de descubrirlo también fue muy dolorosa. Lo descubrí porque se dejó abierta una sesión de Skype. Fue de casualidad.

    Pude leer toda la conversación que tuvo la noche anterior con una compañera de trabajo. Una chica que estaba a su cargo en el supermercado.

    No puedo decir que hablaran de amor... eso no sería verdad. Pero hablaban con pasión el uno del otro, de sexo, de una situación íntima reciente...

    Y lo hacían con una complicidad que me dejó helada. Sin palabras. Muda. Hundida. En aquel momento, no pude ni llorar.

    Me levanté de la silla del despacho y me temblaban las manos. Y las piernas. Me tuve que volver a sentar.

    Sentí una oleada de calor dentro de mí, como si todo fuese falso. Mi vida, mi casa, mi trabajo, todo. Todo lo vivido. Todas nuestras confidencias, nuestra intimidad, nuestra unión...

     

    Todo era mentira. De repente.

     

    Fui a vomitar. Entré en la ducha, puse el agua y ahí sí... de pie derecha, sola, muerta de miedo, herida, humillada, engañada y traicionada... rompí a llorar.

    Me caían las lágrimas y se mezclaban con el agua de la ducha... lloré y lloré... No sé si pasaron diez minutos o diez horas... había perdido la noción del tiempo. Fue un shock tan grande que estaba totalmente desubicada... lo que leí me estaba matando.

    Mi amigo, mi confidente, mi apoyo, mi persona de confianza, mi marido... joder, mi marido... follando con una compañera de trabajo, riéndose con ella en la habitación de un hotel y un aire acondicionado roto, hablando de la cena después de su primer polvo, planeando una escapada de fin de semana...

    Y allí estaba yo. Rota de dolor.

    Con mi autoestima por los suelos. Y con una niña de siete años que tenía que proteger y sentía que me faltaban fuerzas para seguir junto a su padre... ni siquiera para mirarlo.

    Durante los siguientes días, no dije nada. Mi marido me notaba más seria, pero yo no decía nada. Muchas veces pensaba que si no tuviéramos una hija en común lo dejaría pero...

    ¿Sabes qué?

    No estoy segura de eso, porque lo quería y lo quiero. Pero el daño, el dolor me estaba matando poco a poco, apagando mis ganas de levantarme cada mañana.

    Y también noté cómo crecía dentro de mí un sentimiento que no me gustaba nada... sentía rencor.

    Que sensación tan asquerosa. Que incomoda. Como pegajosa en el corazón. No podría soportarlo.

    Sentir rencor por una persona que quieres, con la que has construido tu familia, era repugnante.

     

    Y todo en él lo empecé a ver falso. Cada gesto, cada palabra, cada mirada... todo lo que tenía que ver con mi marido me resultaba mentira...

    Y el dolor no cesaba... al contrario, estaba anidando en mi interior... luego surgió otra sensación, también terrible... me daba ASCO dormir con mi marido. Me producía un intenso rechazo.

    Aquello me estaba consumiendo.

    ¿Qué podía hacer?

    Necesitaba un alivio, un respiro... Una noche que no aguantaba más, le dije que lo sabía todo... me daba miedo su reacción pero no podía soportarlo más... necesitaba sacar toda aquella rabia de mi interior...

    Discutimos. Luego me pidió perdón. Pero ni le perdoné ni me sentí mejor. Para nada. Los siguientes días intenté darle una oportunidad, ponerme en su lugar...

    quizá no le había dado el suficiente cariño o sexo... quizá no fuera lo suficiente mujer para él... quizá estaba más pendiente de nuestra hija y tuvo que buscar fuera lo que no le daba yo... pero aunque pensaba en esas cosas, ni me consolaba, ni le perdonaba ni le entendía.

    El dolor seguía ahí, y parecía que cada vez un poco más intenso.

     

    La rabia, el rencor y el dolor estaban demasiado dentro de mí.
    Entonces... (Esta parte de la carta la tengo que omitir por petición de Laura, entra en detalles demasiado personales)

    Por eso quiero darte las gracias a ti y al Programa Reconciliarte. Me ha dado una visión completamente diferente de la infidelidad. Pero no solo eso, también de la vida en general... Mi autoestima, mi confianza, mi tranquilidad...

    Cuando me decían que todo este dolor podría estar años dentro de mi, consumiéndome... me daba pavor la idea.

    O cuando me hablaban de estar meses y meses de terapia para superarlo... me parecía terrible.

    Yo necesitaba una ayuda rápida. No podía seguir así. Necesitaba apoyo profesional que me marcara las pautas que debía seguir para entender todo lo que estaba pasando en mi interior...

    Parece muy “fácil” resumirlo a que “siente rabia” y ya está...

    o pensar que mi marido “era un cabrón” y ya está... que va, eso no funciona así.

    Sin embargo, he comprobado que hay formas increíblemente eficaces de afrontar este dolor...

    Cuando un profesional preparado te guía para que puedas recuperar las ganas de vivir y saques toda esa rabia, esa angustia, ira y desconfianza...

    Y bueno... ahora todo a cambiado. He comprendido a mi marido. No hablo de justificarle, ya sabes a lo que me refiero y también sé que volver a la normalidad me llevará algo más de tiempo, pero ya no tengo rencor, odio, rabia, todo eso salió de mi corazón y estoy disfrutando de una vida plena y feliz con esta nueva perspectiva. 

    Si me dicen que todo esto lo iba a lograr en un mes, no lo hubiera creído. Muchas gracias por todo.

    Con afecto, Laura.

     

    Hola, mi nombre es Óscar Durán Yates y soy formador, coach, conferencista y escritor.

    Llevo ayudando a personas a superar el dolor de la infidelidad durante los últimos diez años.

    Diez años ayudando a personas que han sufrido una infidelidad a superarlo. No te hablo de seguir o no seguir con la persona infiel, te hablo de superarlo del todo, sacar ese dolor y a partir de ahí, con todo en orden en tu interior, tomes la decisión.

    En esa decisión también te ayudará el programa.

    ¿Y en qué más te ayuda?

    -A saber exactamente, paso a paso, cómo superar una traición dejando atrás el dolor y el rencor que tanto daño te hace a ti.

    -Cómo enfrentarte a una traición de una manera que ahora ni imaginas y que te ayudará a recuperar la seguridad y la autoestima.

    -Cómo eliminar los sentimientos negativos y recuperar la claridad para ver las cosas desde un punto de vista que te permita recuperar tu equilibrio y tranquilidad emocional.

    Por tanto, si estás sufriendo el dolor de una infidelidad, no dejes que te machaque ni que te hunda.

     

    Ese dolor es fuerte, pero tú eres mucho más fuerte.

     

    Solo necesitas las herramientas y un método contrastado como el Programa Reconciliarte basado en el Método Demartini.

    Vas a superar todo ese dolor en apenas 30 días.

    Con mi guía, mi soporte, nuestra sesión privada...

    Este programa es único y estoy tan seguro de que podrás superar ese dolor y esa angustia, que si al final del programa, que dura tan solo 30 días, no lo has superado, te devolveré el dinero que has invertido para dar este salto extraordinario en tu calidad de vida. Íntegro.

     

    ¿Qué esperas para lograr todo esto?

     

    • Sabrás exactamente lo que te sucede y cómo se tiene que superar
    • Por qué las heridas sin resolver nos debilitan y cómo solucionarlo para salir mucho más fortalecido
    • Los motivos por los que una situación dolorosa bien aprovechada es muy beneficiosa
    • Cambiarás tu estado de ánimo que afectará positivamente a tu vida sentimental y, también lo hará en otros planos tan importantes como el laboral, con tus amigos, familia...
    • Te guiaré, paso a paso, por lo que tienes que hacer, de una manera que no verás en ningún programa de desarrollo personal

    ¿Qué incluye el programa?

    El programa son 12 audios en MP3 que descargas para que los puedas escuchar en cualquier sitio y cualquier momento. Es muy sencillo el acceso y si tienes cualquier duda te la resolveré de inmediato.

    El contenido de los audios es el siguiente:

    • Entender la infidelidad, motivos más allá de las explicaciones simples que todos escuchamos.
    • Principios universales en las relaciones de pareja que tienes que conocer sí o sí.
    • Cómo redefinir el amor.
    • Las diferentes fases del amor y cómo entenderlas.
    • Comprender y superar la culpabilidad.
    • Eliminar cualquier sentimiento de culpabilidad que te impida avanzar en el presente y en el futuro.
    • Encontrar la comprensión para una vida plena.
    • Comprender la traición con lo mucho que eso significa (sin juzgar ni ser juzgado).
    • Verás cómo aprovechar esta experiencia positivamente. (aunque ahora no lo puedas imaginar)
    • Superar el miedo a perder la pareja.
    • Cómo recuperar (si quieres) a tu pareja.

    Esto es solo la parte central del programa. Ahora te voy a presentar una serie de extras para lograr todos los objetivos propuestos:

    • Sesión de descubrimiento exclusiva entre tú y yo.

    Si quieres que veamos tu caso y lo trabajemos de manera personalizada, tú y yo solos, esto te interesa. Sé, porque me lo ha dicho mucha gente después de la sesión, que muchas personas sienten cierta vergüenza por hablar de sus cosas con un coach, deja que te diga que eso es normal. Somos seres humanos y tenemos dudas y miedos, pero también deja que te diga que absolutamente todas las personas a las que he ayudado con estas sesiones, todas sin excepción, me han dicho que ha sido una de las mejores decisiones que han podido tomar y que ha sido extraordinariamente reveladora.

    Esta sesión individual de una hora de duración (aproximadamente) es algo con lo que solo quiero obsequiar a los clientes, pero debes saber que lo quitaré en cualquier momento. No es una “táctica” de ventas ni ninguna cosa así, yo no soy vendedor y no pretendo que compres por algo así, simplemente estoy siendo 100% sincero, en cuanto el curso empiece a llenarse no podré seguir regalando este bonus. Así que, de verdad, si quieres una sesión personalizada accede ahora al programa y asegúrate una sesión individual conmigo sin pagar absolutamente nada más. 

    AVISO: este bono ya no está más disponible desde el 30 de abril 2020. Sin embargo, al formar parte del programa, los alumnos tiene un precio preferente al 50% de la tarifa habitual si quieren tener sesiones privadas.

    • Taller online en vivo.

    Presta atención a este bonus extra porque tiene un valor mayor que el propio programa. En este taller (llevo años organizando estos talleres tanto presenciales por toda España como online) me tendrás al otro lado de la pantalla, no solo para resolver todas tus dudas, será un proceso de transformación y descubrimiento por el que la gente que lo hace ve compensada con creces la inversión en el programa.

    Se organiza de manera mensual, dependiendo del número de alumnos y tiene una duración mínima de dos horas y se puede alargar hasta seis. Es importante que reserves un día para este taller que puede cambiar tu visión de la vida y las relaciones de manera sustancial. Este taller es lo mejor y más preciado que puedo regalar a los alumnos de este programa.

    • Soporte vía mail.

    Si durante el proceso tienes dudas (que las tendrás) me mandas un mail y yo personalmente te las resuelvo. Tendrás acceso exclusivo a mi. Ten en cuenta que esto es muy importante para mantener tu confidencialidad y no solo eso, también para que tengas la tranquilidad absoluta de dar todos los pasos de manera correcta. Esta es una de las herramientas más valoradas por nuestros alumnos y estoy seguro que será de las más valoradas por ti.

    • Seguimiento electrónico.

    Esto no es como el soporte, en este caso seré yo la parte activa y te iré recordando qué hacer en cada momento, te preguntaré cómo vas con el programa y tendrás acceso a toda la información en el campus. Siempre es bueno tener alguien detrás que te motive y te anime en un proceso de este tipo, lo sé por experiencia y por eso he creado esta herramienta.

    Óscar, todo esto me resulta muy interesante, ¿te puedo realizar unas preguntas?

    Claro que sí, las que quieras.

    ¿El acceso es inmediato?

    Absolutamente, tienes acceso inmediato a la zona privada.

    ¿En el soporte te puedo preguntar lo que quiera?

    Claro que sí. Te ayudaré en todo lo que pueda. Pero debes tener en cuenta que si son cosas ajenas al curso quizá no te pueda ayudar como esperas.

    ¿Por qué no pones testimonios como hace todo el mundo?

    Sencillo, lo que más valoran mis alumnos y clientes es la confidencialidad. En este programa, como comprenderás, no puedo poner testimonios públicos. Esta es una de las cosas que más valoran las personas con las que trabajo, la confidencialidad, la discreción y el trato cercano. Pero si necesitas cualquier referencia pídemela y estaré encantado de dártela. Llevo muchos años dando conferencias y ayudando a cientos de personas y estaré encantado de mostrarte mi trabajo.

    Y si tienes dudas sobre si este programa es para ti o no, pregunta sin miedo y te aseguro que seré 100% honesto contigo. Jamás te incluiría en el programa si no tengo el convencimiento absoluto de que te sirve. Me puedes escribir a oscar@reconciliarte.com

    ¿Incluye garantía de satisfacción?

    Totalmente y de 30 días. Puedes probar el programa, verlo, sentir lo que te aporta en tu vida y si después de todo eso, no es lo que esperabas o sencillamente no te ayuda, me lo dices y te devuelvo el dinero. Esta garantía me la tomo muy en serio. Si no te puede ayudar, no es justo que me quede con tu inversión. Por eso, si quieres hacerlo, hazlo sin miedo, no estás arriesgando nada.

    Es importante que te diga que el propósito de esta garantía es que puedas comprobar por dentro si el programa encaja contigo, sin ningún riesgo para ti.

    El propósito NO es convencerte de que compres ni atraer personas que no tengan claro que necesitan ayudarse a sí mismos.

    Ló único que te voy a pedir es que me muestres los ejercicios que debes hacer en el curso. Esto nos ayudará a entender a ambos, si los has ejecutado de manera correcta y si has puesto de tu parte.

    Debes entender que sino pones de tu parte, no te podré ayudar. Necesitas tu implicación.

    ¿Es una buena inversión?

    Pues depende. Si estás sintiendo ese dolor, rabia o sentimiento de culpa, si eres consciente de que dejar eso ahí, puede acarrear importantes problemas presentes y futuros, y que la ayuda de un profesional con experiencia te dará un enfoque absolutamente renovado y positivo de todas estas experiencias, debes valorarlo tú. En mi opinión, y en la de todos mis clientes, es una extraordinaria inversión en uno mismo, en tu felicidad, en tu paz, en tus creencias limitantes sobre el amor y las relaciones de pareja y además, que repercute positivamente en todos los que te rodean.

    *Pago seguro con tarjeta de crédito o PayPal.

    Programa reconciliarte y todos sus extras incluida la sesión individual y el taller online: 195€ + IVA.

    *Sin riesgos, garantía de devolución de 30 días.