Saca todo ese dolor fuera de tu cuerpo

    Hola,

    No sabría decirte la cantidad de veces que pensé sobre ello. Me estaba angustiando día y noche. Me lo llevaba a la cama, de camino al trabajo y en cada conversación. Sobre todo si era con mi pareja.

    El sentimiento de culpa puede ser algo bastante más duro de lo que imaginé. Realmente, frivolicé sobre ello. Me refiero a que le fui infiel a mi pareja y no tuve un arrepentimiento instantáneo. No sucedió así. Tampoco imaginé que me afectaría tanto.

    Conocí a una persona en una de esas actividades que uno se apunta para aprender algo nuevo. En mi caso fue un curso de cocina. Me fijé en él desde el primer día. Me pareció atractivo. Interesante. No fue a más. Llevaba siete años casada y nunca había tenido ningún amigo. Nada. Solo mi marido y nuestro hijo. Nada más. Ese era el centro de mi vida. Toda nuestra vida social era salir de vez en cuando a cenar con alguna pareja de amigos.

    Un día, Carlos, mi compañero del curso, me invitó a un café. Acepté.

    ¿Y sabes qué?

    Algo tan tonto como tomar un café me pareció excitante.

    Era algo prohibido.

    Algo que me robó una cuantas horas de sueño aquella noche.

    No hice nada, solo fue un café, pero vaya... parecía la mayor aventura que tuve en años.

    Traté de olvidar todo, pero no era capaz.

    Fantaseaba con la idea de tomar “otro café” con Carlos.

    Y sucedió, varias veces. Cada vez con más frecuencia. La cosa iba “en serio” cuando ya quedábamos algunos días que no había clases de cocina. Y un día pasó lo que estaba tratando de evitar, aunque admito, en el fondo estaba deseando. Nos acostamos. Alquilamos una habitación de hotel a 30 minutos de mi casa. Lo suficientemente lejos en la ciudad como para que nadie nos pudiera reconocer.

    Nos fuimos a un hotel lejos de la ciudad para que no nos reconocieran

    Repetimos dos veces. Los primeros días me sentí rara, pero podía llevarlo. Sin embargo, según fueron pasado los días mi angustia fue en aumento. Me empecé a sentir muy mal. Si miraba a mi hijo me venía abajo. Si miraba a mi marido era todavía peor.

    ¿Cómo podía haber hecho algo así?

    ¿Cómo pude traicionar la confianza de la persona que más me ha querido y apoyado?

    ¿Cómo le podía mirar a los ojos, acariciarlo, comprenderlo?

    Tenía ganas de morirme. Apenas dormía por las noches. Mi marido me preguntaba cada día y me mimaba más que nunca, y eso me hacía sentir todavía peor. Más culpable. Peor persona. Me afectó en todos los niveles de mi vida.

    Sentí que había roto el vínculo y la confianza más importante con el hombre de mi vida. Lo había traicionado, ninguneado, faltado el respeto, despreciado, todos los calificativos eran pocos...

    Me sentía en una prisión, angustiada, triste y sin saber dónde acudir. No se lo deseaba ni a mi peor enemigo. Me sentía sucia, sin moral, sin derecho a que nadie me quisiera, ni mi propia familia.

    Realmente no sabía por donde tirar. Si pedir ayuda profesional, si confesarlo, si irme de casa... no sabía que hacer. Estaba completamente bloqueada.

    Casi al límite de lo que podía soportar se lo conté a una amiga, necesitaba desahogarme.

    Me habló de ir a terapia, aunque me dijo que eso podía ser meses de tratamiento. La idea de pasar meses así me oprimía el pecho. Pero lo peor no fue eso, fue cuando me dijo que si no ponía remedio, el sentimiento de culpa por una infidelidad se podía arrastrar durante años. Esa conversación con mi amiga, que pretendía ser un desahogo, no me ayudó en nada. Al menos al principio. Me puse a buscar en internet y era cierto lo que me dijo, las terapias podían durar meses y en muchos casos, si no le pones remedio, el dolor puede quedarse ahí, dentro de ti y afectar incluso a tu salud física.

    Pero un día, vi algo que llamó mi atención.

    Lo recuerdo porque estaba como casi siempre que estaba sola en casa, llorando, con ese dolor del sentimiento de culpa y la traición dentro de mí, oprimiendo mi pecho, leí algo sobre el Método Demartini. Era algo con base científica del estudio de la física cuántica. Y me llamó la atención porque decía que era una herramienta rápida, probada y precisa para ordenar el caos que podemos llegar a sentir.

    Tenía mucha confusión en mi corazón...

    Todo lo que yo estaba viviendo era tan caótico, que la idea de algo rápido para recuperar mi equilibrio personal me llamó la atención.

    Pero tampoco fui a más. Me llamó la atención, es cierto, pero leí un poco sobre ello y traté de seguir con mi vida.

    Las cosas no iban a mejor. Casi no podía mirar a los ojos a mi marido. La idea de traición estaba tan presente en mi cabeza y en mi corazón, que hasta vestirme o quedarme desnuda delante de él, me hacía sentir culpable.

    Otro día, al menos una semana después, quise profundizar un poco más en el Método Demartini. Y descubrí que había un remedio para arrancar ese dolor que tenía dentro. Yo lo que quería, era muy fácil y a su vez muy difícil.

    Soñaba con:

    • Quitarme el sentimiento de culpabilidad casi de inmediato. Ya había sufrido bastante.
    • Una guía, un sistema para que todo ese sentimiento de culpa, desapareciera. Pero necesitaba ayuda, no era capaz de hacerlo sola.
    • Y sobre todo soñaba, con volver a poder mirar a los ojos de mi marido sin que se me partiera el alma.

    En esa búsqueda conocí a Óscar Durán Yates. Conferencista, coach y formador con más de 10 años de experiencia ayudando a personas y parejas en diferentes situaciones y conflictos que requieren la presencia de un profesional.

    Oscar Durán Yates es conferencista, coach y formador.

    • Un mes después, había recuperado la alegría de vivir.
    • Tenía la autoestima mucho más fortalecida que antes.
    • Supe cómo sacar provecho de una situación tan dolorosa para tener una relación mucho más sana y plena, no solo con los demás, también conmigo misma.
    • Mi visión de la vida, de las relaciones y de mis propios errores, cambió para siempre.
    • Me volví a ilusionar y a disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

    En definitiva, conseguí salir del pozo de dolor en el que estaba sumida y salí mucho más fuerte y con mucha más consciencia sobre todo lo que rodeaba mi vida.

    Nada de esto hubiera sido posible sin el Programa Reconciliarte.

    Basado en el Método Demartini, este programa te enseña las cosas de tal manera que no las ves en otros programas de desarrollo personal.

    Porque te quita ese dolor en un solo mes. Tan solo en un mes.

    No en meses de largas terapias, ni gastos, ni desplazamientos... no, solo en un mes y desde casa.

    Y de las cosas por las que me decidí a probarlo, fue porque no tenía nada que perder. Óscar me dijo: “tienes 30 días de garantía. Si no te quitas nada de ese dolor que tienes en tu interior me lo dices y te devolveré tu dinero. Así de seguro estoy de mi método.”

    Eso fue lo que definitivamente me empujó a tomar una solución y coger las riendas de mi vida.

    Al fin y al cabo, ¿qué tenía que perder?

    El propio Óscar te explicará más a fondo el programa:

    El programa son 12 audios en MP3 que descargas para que los puedas escuchar en cualquier sitio y cualquier momento. Es muy sencillo el acceso y si tienes cualquier duda te la resolveré de inmediato.

    El contenido de los audios es el siguiente:

    • Entender la infidelidad, motivos más allá de las explicaciones simples que todos escuchamos.
    • Principios universales en las relaciones de pareja que tienes que conocer sí o sí.
    • Cómo redefinir el amor.
    • Las diferentes fases del amor y cómo entenderlas.
    • Comprender y superar la culpabilidad.
    • Eliminar cualquier sentimiento de culpabilidad que te impida avanzar en el presente y en el futuro.
    • Encontrar la comprensión para una vida plena.
    • Comprender la traición con lo mucho que eso significa (sin juzgar ni ser juzgado).
    • Verás cómo aprovechar esta experiencia positivamente. (aunque ahora no lo puedas imaginar)
    • Superar el miedo a perder la pareja.
    • Cómo recuperar (si quieres) a tu pareja.

    Esto es solo la parte central del programa. Ahora te voy a presentar una serie de extras para lograr todos los objetivos propuestos:

    • Sesión de descubrimiento exclusiva entre tú y yo.

    Si quieres que veamos tu caso y lo trabajemos de manera personalizada, tú y yo solos, esto te interesa. Sé, porque me lo ha dicho mucha gente después de la sesión, que muchas personas sienten cierta vergüenza por hablar de sus cosas con un coach, deja que te diga que eso es normal. Somos seres humanos y tenemos dudas y miedos, pero también deja que te diga que absolutamente todas las personas a las que he ayudado con estas sesiones, todas sin excepción, me han dicho que ha sido una de las mejores decisiones que han podido tomar y que ha sido extraordinariamente reveladora.

    Esta sesión individual de una hora de duración (aproximadamente) es algo con lo que solo quiero obsequiar a los alumnos, pero debes saber que lo quitaré en cualquier momento. No es una “táctica” de ventas ni ninguna cosa así, yo no soy vendedor y no pretendo que compres por algo así, simplemente estoy siendo 100% sincero, en cuanto el curso empiece a llenarse de alumnos no podré seguir regalando este bonus. Así que, de verdad, si quieres una sesión personalizada accede ahora al programa y asegúrate una sesión individual conmigo sin pagar absolutamente nada más.

    • Taller online en vivo.

    Presta atención a este bonus extra porque tiene un valor mayor que el propio programa. En este taller (llevo años organizando estos talleres tanto presenciales por toda España como online) me tendrás al otro lado de la pantalla, no solo para resolver todas tus dudas, será un proceso de transformación y descubrimiento por el que la gente que lo hace ve compensada con creces la inversión en el programa.

    Se organiza de manera mensual, dependiendo del número de alumnos y tiene una duración mínima de dos horas y se puede alargar hasta seis. Es importante que reserves un día para este taller que puede cambiar tu visión de la vida y las relaciones de manera sustancial. Este taller es lo mejor y más preciado que puedo regalar a los alumnos de este programa.

    • Soporte vía mail.

    Si durante el proceso tienes dudas (que las tendrás) me mandas un mail y yo personalmente te las resuelvo. Tendrás acceso exclusivo a mi. Ten en cuenta que esto es muy importante para mantener tu confidencialidad y no solo eso, también para que tengas la tranquilidad absoluta de dar todos los pasos de manera correcta. Esta es una de las herramientas más valoradas por nuestros alumnos y estoy seguro que será de las más valoradas por ti.

    • Seguimiento electrónico.

    Esto no es como el soporte, en este caso seré yo la parte activa y te iré recordando qué hacer en cada momento, te preguntaré cómo vas con el programa y tendrás acceso a toda la información en el campus. Siempre es bueno tener alguien detrás que te motive y te anime en un proceso de este tipo, lo sé por experiencia y por eso he creado esta herramienta.

    Óscar, todo esto me resulta muy interesante, ¿te puedo realizar unas preguntas?

    Claro que sí, las que quieras.

    ¿El acceso es inmediato?

    Absolutamente, tienes acceso inmediato a la zona privada.

    ¿En el soporte te puedo preguntar lo que quiera?

    Claro que sí. Te ayudaré en todo lo que pueda. Pero debes tener en cuenta que si son cosas ajenas al curso quizá no te pueda ayudar como esperas.

    ¿Y qué me puedes decir de la confidencialidad? ¿Me vais a enviar algún material a casa o donde se pueda enterar gente que no quiero que sepa nada?

    Vas a tener acceso al todo el contenido, audios, vídeos y textos de lectura con ejercicios, que vas a utilizar para superar el dolor de la infidelidad desde  una plataforma On Line. Vas a acceder con una clave secreta que solo tú vas a conocer.

    No te vamos a enviar nada físicamente. Todo será por email. Y en el momento de suscriberte vas a poder decirme a qué dirección de Email quieres que te escriba.

    Si quieres mantener todo en secreto, lo podrás hacer.

    En el cargo de la tarjeta de crédito aparecerá Formación, como nombre por la compra adquirida.

    ¿Por qué no pones testimonios como hace todo el mundo?

    Sencillo, lo que más valoran mis alumnos y clientes es la confidencialidad. En este programa, como comprenderás, no puedo poner testimonios públicos. Esta es una de las cosas que más valoran las personas con las que trabajo, la confidencialidad, la discreción y el trato cercano. Pero si necesitas cualquier referencia pídemela y estaré encantado de dártela. Llevo muchos años dando conferencias y ayudando a cientos de personas y estaré encantado de mostrarte mi trabajo.

    Y si tienes dudas sobre si este programa es para ti o no, pregunta sin miedo y te aseguro que seré 100% honesto contigo. Jamás te incluiría en el programa si no tengo el convencimiento absoluto de que te sirve. Me puedes escribir a oscar@reconciliarte.com

    ¿Incluye garantía de satisfacción?

    Totalmente y de 30 días. Puedes probar el programa, verlo, sentir lo que te aporta en tu vida y si después de todo eso, no es lo que esperabas o sencillamente no te ayuda, me lo dices y te devuelvo el dinero. Esta garantía me la tomo muy en serio. Si no te puede ayudar, no es justo que me quede con tu inversión. Por eso, si quieres hacerlo, hazlo sin miedo, no estás arriesgando nada.

    Es importante que te diga que el propósito de esta garantía es que puedas comprobar por dentro si el programa encaja contigo, sin ningún riesgo para ti.

    El propósito NO es convencerte de que compres ni atraer personas que no tengan claro que necesitan ayudarse a sí mismos.

    Ló único que te voy a pedir es que me muestres los ejercicios que debes hacer en el curso. Esto nos ayudará a entender a ambos, si los has ejecutado de manera correcta y si has puesto de tu parte.

    Debes entender que sino pones de tu parte, no te podré ayudar. Necesitas tu implicación.

    ¿Es una buena inversión?

    Pues depende. Si estás sintiendo ese dolor, rabia o sentimiento de culpa, si eres consciente de que dejar eso ahí, puede acarrear importantes problemas presentes y futuros, y que la ayuda de un profesional con experiencia te dará un enfoque absolutamente renovado y positivo de todas estas experiencias, debes valorarlo tú. En mi opinión, y en la de todos mis clientes, es una extraordinaria inversión en uno mismo, en tu felicidad, en tu paz, en tus creencias limitantes sobre el amor y las relaciones de pareja y además, que repercute positivamente en todos los que te rodean.

    *Pago seguro con tarjeta de crédito o PayPal.

    Programa reconciliarte y todos sus extras incluida la sesión individual y el taller online: 195€ + IVA.

    *Sin riesgos, garantía de devolución de 30 días.